G8

5209

G8 Tagebuch, von Fred Kowasch unter…
Greenpeace zu G8 unter…
attac zu G8 unter…

Rostock es la esperanza, desde San Sebastian, Euskal Herria, escrito por Capitán Poland ->

Siempre he envidiado a la juventud alemana, se mueven a la mínima y cuando la ocasión lo requiere para decir a los poderosos: aquí estamos. En esta ocasión ha sido el G-8, ese grupúsculo de representantes del poder, sus fieles servidores, que una vez más se reúnen para decidir o al menos tratar de decidir el futuro de todos. La infamia viste bien y viaja en autos de lujo. Sus recaderos que sin pudor alguno se hacen llamar la prensa libre ya han embadurnado de propaganda medio planeta para hacernos ver lo malos que son unos y lo buenos que son Ellos. Pronto sabremos cuál es la “alternativa” energética al oro negro, quién emergerá y quién yacerá para siempre en la miseria, la destrucción y el olvido. Cuántas centrales nucleares se construirán y dónde cuándo y cómo invertir nuestro paupérrimo dinero para hacerlo más eficaz. A veces da la impresión que la democracia necesita devorarse así misma, fagocitarse para, ante el evidente peligro, buscar nuestra respuesta: una respuesta cada vez más callada y más tenue. Pronto en la vieja Europa estará mal visto tomar la calle para la protesta, después estará prohibido; tan prohibido como la espontaneidad del grito que llama asesino al hombre del traje gris.

Hoy los señores de la guerra, los que ostentan el poder, los de las petroleras, los grandes movimientos financieros, las eléctricas; en definitiva los hombres libres, tienen un buen motivo para la alegría porque una vez más y desde que sus representantes se reúnen, igual da en que forma; todos somos un poco menos libres. Y aun a riesgo de que sus guardianes te rompan la crisma, Rostock es la esperanza.

Einen Kommentar schreiben